Crónica en La Heavy: Insolenzia en Zaragoza

La periodista levantina Rosa Martínez (directora de Alma de Rock) se desplazó a Zaragoza para dejar constancia del paso por nuestra tierra de la gira “Entre Las Piernas Tour”. Ejerció de corresponsal para la prestigiosa revista La Heavy, que acaba de publicar un generoso artículo en su último número.

Como en la imagen no se puede leer bien, os lo transcribimos a continuación, aunque os recomendamos ver la versión en papel que es mucho más atractiva.

ZARAGOZA SE RINDIÓ A LA INSOLENZIA

Una noche memorable, con sabor a rock y poesía, con rabia y sensualidad a partes iguales, con la conjunción perfecta a la que nos tiene acostumbrados este sexteto que continúa, con paso firme, su camino hacia la cumbre.

Saltaban al escenario poco antes de las once de la noche al ritmo de “En mitad de la nada”, tema con el que prendieron una mecha que se mantuvo encendida durante toda la noche de la mano de sus canciones, destacando entre las que mejor acogida recibieron en la primera mitad del concierto “Sudor frío”, la sensual y explosiva “Va a estallar”, la reivindicativa “El calor de la revuelta”, “A pleno pulmón”, “Caer de pie”, “Me voy a envenenar” o “Deja de ser”.

Sin descanso y con las ganas y la ilusión propia de un grupo que vive y siente la música con pasión, Insolenzia nos llevaron de la mano de temas como el himno “Barro consentido”, “Volver”, la explosiva “Rabia”, “De tanto mirarte” y “Besos de antifaz” a un desenlace que se veía cada vez más cercano pero que exprimimos hasta el último segundo.

La unión de la que siempre hacen gala esta formación quedaba patente en el escenario con miradas y sonrisas cómplices, con un despliegue excepcional de compenetración entre todos ellos. Miguel sentía con pasión cada acorde que brotaba de sus seis cuerdas, Benito y Félix daban buena cuenta de su maestría al otro lado del escenario, Chuan transmitía en cada golpe de batería rabia y fuerza al por mayor e Isabel y Sancet volvían a sumergirnos en esa espiral de juego pícaros y descarados que despiertan en nosotros tantas emociones.

A estas alturas la adrenalina fluía rauda por nuestro cuerpo, Insolenzia estaban entregados y el público mostró su respuesta a esta actitud arrebatadora coreando y bailando cada uno de sus temas. El último bloque antes de que la banda se retirara momentáneamente del escenario llegó con “Una sola piel”, “El baile de la libertad” y la canción inédita “Tus besos verdes” con la que se despidieron durante unos minutos para reaparecer después, reclamados por todos los que abarrotábamos la sala, para la traca final que tuvo como protagonistas los temas “La respuesta” e “Y la sal” con la que pusieron el broche de oro a una actuación que solo podemos calificar de excelente.

Un setlist cuidadosamente elegido y muy acertado, un sonido limpio y contundente que muestra el grado de evolución de esta banda y una actitud exquisita hicieron que los aragoneses nos volvieran, otra vez, los más insolentes.

Rock en estado puro con nombre propio, el de Insolenzia, que rindió a la ciudad de Zaragoza ante sus pies al grito de “Insolenzia somos tod@s”.

TEXTO Y FOTO: ROSA MARTÍNEZ (ALMA DE ROCK)

20140516_231101