DÍA 1 – Diario de Grabación

Los despertadores sonaron temprano, hoy la mañana empezaba antes de lo habitual, las seis y media y todos arriba, la Casa de la Poesía en plena actividad. Somos un equipo y como un equipo nos subimos en la furgo, nos faltaba Benito (lástima de rocanrol que todavía no da para comer…) y todo el día lo sentimos a nuestro lado, como si estuviese… porque de una u otra forma, estaba.

Tras las risas habituales en nuestros viajes, llegábamos a Artica a las nueve y media de la mañana, nos esperaba Iker en la puerta del estudio, con su sonrisa imborrable, con su mirada llena de afecto. Y arrancamos.

Estábamos algo nerviosos, lo reconocemos, nerviosos porque sabemos que hemos trabajado duro, que hemos juntado un puñado de buenas canciones y todos nuestros sueños, y que ahora es el momento de darlo todo. Y lo vamos a dar. Todo y más.

Iker estaba contento, desde el primer momento nos ha transmitido que las canciones le gustaban, y que quería utilizar un método de trabajo diferente al habitual. De entrada vamos a grabar “sin trampas”, sin utilizar la edición por ordenador, sin retocar baterías, sin retocar voces, sin retocar nada. O sea, lo que grabamos es lo que vais a escuchar: Insolenzia en estado puro. Y otra novedad ha sido trabajar los arreglos de las canciones antes de grabar las baterías, eso nos ralentiza un poco pero nos hace crecer a nosotros y repercute en una mejora del disco a todos los niveles.

Así que allí estábamos, primero nuestras tres guitarras (Félix, Miguel e Isabel) en plena forma, mostrándose desnudas, tal como son. El Iker al bajo. Y Sancet e Isabel metiendo algunas voces. Era como un ensayo, un ensayo en las mejores condiciones técnicas y dirigidos por el mejor productor que nunca hemos podido soñar. Tras esto empezaban las grabaciones de las baterías.

Chuan ha estado pletórico, como una bomba de relojería perfectamente ajustada, atronando El Sótano. Baterías gordas y potentes, como a nosotros nos gustan, como suena el rocanrol de verdad. Se ha grabado cuatro de las canciones, a buen ritmo y perfecta ejecución. Al final de la jornada el cansancio se reflejaba en su cara pero todo esfuerzo merece la pena. Lo sabemos. Por vosotros. Por nosotros.

Nos han visitado Alfredo y Juncal, también hemos visto a Iris y al pequeño Noah. Nos sentimos como en casa, los sentimos tan cerca que cuesta pensar que compartimos nuestro tiempo con gente que llevamos admirando desde tantos años…

Estamos felices, somos muy felices. Aunque estamos cansados y nuestras camas nos llaman a voz en grito, solo podemos pensar en la jornada de mañana, en seguir dándolo todo, en seguir avanzando hacia adelante. Por cierto, mañana ya llega Benito, y también Jorge, solo nos falta Cris para estar todo el equipo. Bueno, y Pilar, la Mamanager mejor del mundo mundial, se sigue encargando del catering desde la distancia. Estamos muy bien cuidados.

Esto marcha. Os esperamos CON EL MUNDO ENTRE LAS PIERNAS.

Camera 360Camera 360Camera 360

1003662_10151585407126137_278673686_n