DÍA 5

Ayer fue una jornada intensa, de mucho trabajo y llegué sin fuerzas a casa, así que dejé la escritura del diario para hoy, ya me perdonaréis.

Por la mañana arrancamos con guitarras, Miguel volvió a enchufarse la Les Paul y la Telecaster para dejar terminadas las tres canciones que le faltaban. Isabel hizo lo propio con la Whasburn. También dejaron grabados todos los arreglos que faltaban de acústicas. Del tema guitarras ya solo queda que Félix termine tres canciones (lo hará el lunes) y un sólo de guitarra que va a llegar en forma de colaboración especial, una colaboración que nos hace felices, que nos hace cumplir un sueño más.

Además, en una canción, Miguel se ha sentado al piano y ha grabado una intro preciosa que acompaña a mi voz. Nos ha encantado ver a Miguel disfrutando al piano, este instrumento fue su primer contacto con la música y lo maneja a la perfección (como todos los instrumentos que pasan por sus manos).

Miguel ya ha terminado su trabajo y a Isabel solo le faltan voces. Esto marcha a un ritmo increible y el propio Iker nos ha comentado que está quedando un disco de lujo y que lo estamos grabando a una velocidad flipante. Las horas de trabajo antes de entrar a grabar merecen la pena, sin duda.

A mediodía hemos degustado una tortilla de patata que ha preparado Chuan, estaba deliciosa. Lo malo para él es que nos ha sabido tan buena que se va a tener que encargar de preparar la comida en más ocasiones… Ya no tiene que grabar así que ya no nos da pena su pata coja.

Por la tarde, después de mirar unos arreglos y grabar unos pequeños detalles de guitarra, hemos arrancado con las voces. Me tocaba el turno a mí, el grajo desplegaba sus alas. Las dos primeras canciones las he pillado de puta madre, y todos nos hemos quedado flipados. He disfrutado como si estuviese en un concierto y las he grabado con la misma rabia y energía. Me lo he pasado genial. Luego se me ha atascado una canción, es la que peor llevaba y la he querido cantar pronto porque iba lanzado, pero me he resbalado y al suelo. La voy a trabajar el fin de semana y el lunes me la grabo. Antes de marcharnos aún he dejado grabada otra canción, la de la intro con piano.

El disco está cogiendo un rollo de la hostia, un tufillo al rock que nos gusta, un color que nunca antes si quiera hibiésemos soñado.

El lunes terminará Félix y continuaremos con las voces. Además, en estos días nos ha salido un bolo en Madrid (la presentación oficial) y un bolo un poco extraño en Zaragoza pero pagado de puta madre (y como somos muy putas pues eso, que a por la pasta).

Descansad, compañeros, nosotros vamos a aprovechar el fin de semana para hacer lo propio.

Dulces sueños.