DÍA 7 – Diario de Grabación

Hoy nos hemos dormido. Todos dormidos como benditos. Quizá ayer nos acostamos tarde. La primera en levantarse ha sido Isabel, pero no ha mirado el reloj, se ha puesto a mirar por la ventana sin más, a observar el paisaje de edificios gastados. Cuando Chuan se ha levantado se la ha encontrado así, mirando por la ventana, y tras preguntarle si sabía qué hora era, han dado la voz de alarma. Zafarrancho de combate. A prepararnos a toda velocidad. Unos espaguettis express, las cafeteras, el embutido y corriendo para Artica. Félix ha pisado el acelerador y al final casi no se ha notado nuestra dormida. Solo por las caras.

Pero Félix e Isabel no estaban dormidos. Ni mucho menos. Estaban pensando en sus líneas de guitarra, pensando en nuestras canciones. Así que se han ido alternando como en la jornada de ayer y cuando ha terminado la mañana se habían grabado cuatro canciones cada uno. Rendimiento al máximo nivel. Bravo por ellos, el ritmo del disco va viento en popa.

A la hora del café han aparecido Iker (que ya es un fijo, cosa que nos encanta, los carajillos sin él ya no serían lo mismo) y Pedro Fernández de La Fuga. Ha sido la hostia enseñarle nuestro salón-comedor en mitad del parque de Artica y charlar con él de la música, su inminente nuevo disco y los preparativos correspondientes.

Miguel ha llegado directamente desde Cabañas acompañado por su hermano Víctor, con el sol mordiéndole el brazo izquierdo, con su Ford Fiesta y su sonrisa imborrable. Pedro ha venido a traerle a Miguel la Gibson Explorer de Iker, la misma que usó hace unos días y que hoy volvería a acariciar y a sacarle magia en forma de rocanrol.

La tarde ha sido tan productiva como la mañana. Miguel se ha grabado todas las guitarras que le quedaban. Tres canciones con la eléctrica y una con una preciosa acústica y encerrado en la pecera. Y así, entre potrancas y vídeos que arañan los ojos, ha ido vistiendo canciones siempre en plena conexión con Iker. Uno de los mayores placeres de esta grabación es ver a Miguel y a Iker trabajando codo con codo. Eso y lo bien que sienta saberse dentro de un equipo sólido, irrompible y siempre de buen humor. Mola.

Hemos dejado casi finiquitado el apartado guitarrístico, mañana Félix e Isabel terminarán las dos canciones que les quedan. Mañana puede ser un buen día para empezar con las voces, ¿no?

A dormir temprano para levantarnos descansados. Buscad buena compañía y si no la encontráis el Iker os puede prestar un aparato de gimnasia que os ayudará a no tener agujetas. Dadle caña.

998745_652256334803179_371036028_nIMG_20130723_183541IMG_20130723_193149DSC_0292DSC_0349 la fotoIMG_20130723_192904